miércoles, 18 de agosto de 2010

MORANTE Y MAS MORANTE...

miércoles, 18 de agosto de 2010
Tras grandes faenas en San Sebastián, Gijón y El Puerto, hoy el Torero ha cortado un rabo en Cantalejo.
Crónica: Mundotoro.com
¡Qué suerte tienes, Cantalejo!

Cantalejo (España). Qué suerte tuvo Cantalejo y los que esta tarde ocupaban las localidades de la segoviana plaza donde se gestó la mejor faena de la temporada de Morante de la Puebla. Muchos se preguntarán ¿En Cantalejo? Y los que allí estuvieron responderán: 'Sí, en Cantalejo'. Algunos dirán que se trata de una plaza más de la provincia del acueducto con ambiente rural pero independientemente del emplazamiento lo que allí se vivió fue único, expresivo y emotivo. Morante empezó a hablar con lances, cites, expresiones y remates y su obra, de lenguaje endémico, fue comprendida por los allí presentes que hicieron que aflorase la inspiración y el sentimiento del artista.

Morante no fue a Cantalejo a cumplir el expediente: Se dejó la piel, se sintió, se gustó y prendió la llama del interés desde la salida del quinto toro, un ejemplar al que recibió con dos faroles rodilla en tierra que no pudieron ser más templados, más a cámara lenta. Una vez de pie, lo toreó a la verónica a pies juntos, al ralentí y casi de frente. En resumen, un recibo sin parangón. A partir de entonces, el público se rompió para con el torero y todo fue fantasía, expresión y creatividad. Un garboso galleo por chicuelinas metió al toro en el caballo pero como Morante quería tener una tarde para el recuerdo tomó los palos y dijo 'aquí estoy yo'. Y vaya si lo estuvo. Hasta tres pares puso y de ellos destacaron los dos últimos de extraordinaria e irrepetible ejecución siempre citando al toro en un palmo de terreno. Muchos ya en este tramo de la faena tenían erizado el vello de lo que allí estaba sucediendo.


Después vino la muleta y una faena cumbre, de fantasía, inspiración, originalidad y ensueño con un toro que pasará a la historia porque tuvo la suerte de caer en manos de Morante. En definitiva, en las manos de un artista. La labor fue abierta con una serie sobre la mano derecha de entidad soberbia pero poco a poco el toro empezó a perder fuelle y Morante se los sacó de uno en uno enganchándole en todo momento siendo ahí donde surgió toda la creatividad de una labor que fraguada sobre el pitón izquierdo por donde hubo muletazos a pies juntos que deslumbraron por su naturalidad, cadencia, expresión única y languidez extrema.


Pero la cosa no se quedó ahí y el espadazo no puso fin a un espectáculo genuino e inédito que quedarán en la retina de los presentes. Una vez acabada la faena, las peñas y la gente que se agolpaba en el tendido de sombra en un intento frustrado de deshacerse del calor, empezó a tocar palmas por bulerías. ¿Pudo pasar algo más? Sí, pudo pasar algo más y cuando Morante daba la vuelta al ruedo un aficionado paró la comitiva del matador y le cantó un fandango desde el tendido. En definitiva, un espectáculo único. Y a estas alturas todavía muchos se preguntarán ¿Y dónde ocurrió todo eso? En Cantalejo, provincia de Segovia.


Y un faenón de semejante corte y confección hubo de eclipsar el resto del festejo en el que se lidió una corrida noble pero muy baja de raza y fuerza de Sánchez Arjona con la que Uceda Leal y Miguel Ángel Perera cortaron una oreja cada uno. Uceda cortó el trofeo del primer toro de la tarde al que muleteó con suficiencia y mató de una gran estocada mientras Perera supo pulsear y tirar con temple de un animal que se quedó quebrantado tras un tremendo topetazo en un burladero de salida.
 
SEVILLANÍA: EL BLOG DE LAS COSAS DE SEVILLA. Design by Pocket