lunes, 10 de agosto de 2009

EL MEJOR DE LOS CUADROS PINTADO CON EL COLOR DE LA SANGRE

lunes, 10 de agosto de 2009
…Y Guadalquivir abajo vinieron los duendes pá desparramarse en la desembocadura de Sanlúcar, y la magia surgió en la Bahía de Cádiz, y sonaron palmas por bulerías, y la gente se ponía en pié entre tanda y tanda, y había caras de felicidad, y Joselito en el cielo volvía a decirle a los que por su lao andaban que “quien no ha visto toros en El Puerto, no sabe lo que es un día de toros”, y el tiempo se paraba en los muletazos de un Genio, y le decían desde los tendíos: “¡ tú eres de los que pintan carteles de toros! “, “¡toreas mejó que nadie!”, “¡morantísimo!”, “¡viva la mare que te parió!”, y gracia sevillana en cada desplante, y la plaza rebosaba de arte, y en una media el albero se partió en dos porque no podía soportar tanto toreo, y todo esto paso porque José Antonio Morante, el de La Puebla, esculpió la obra más barroca del barroco, porque bajo desde el Olimpo para torear, porque los kikirikís que remataban las tandas sonaban a los amaneceres de los primeros años del siglo XX en Sevilla, porque la verdad se hizo presente cuando lo prendió por la taleguilla…

En un rato se vivió tó lo que es el toreo, la grandeza de torear como nadie es capaz de hacerlo y la tragedia de una corná. Percance que le valió para salir por la puerta grande de El Puerto, porque una sinvergüenza no es nadie para romper los sentimientos de un público… Pero digo yo qué más dará que una inepta e insensible sacara el pañuelo una vez que dos, si El Puerto sacó a hombros al Torero…

Allí en barrera estaba la señora duquesa…Señora ese que usted insultó, es el que estaba allí delante de sus ojos, ese es el que hace del Arte Belleza, que no necesita un trozo de chapa colgada de la solapa de la chaqueta…
 
SEVILLANÍA: EL BLOG DE LAS COSAS DE SEVILLA. Design by Pocket